El 40% de las sociedades offshore del mundo eligen las Islas Vírgenes Británicas (BVI)

Las Islas Vírgenes Británicas (“BVI”) son un grupo de alrededor de 60 islas en el Mar Caribe. La capital de las Islas Vírgenes Británicas es Road Town. El territorio se relaciona con los Territorios británicos de ultramar y tiene un sistema político y económico estable. El idioma oficial es el inglés, que permite a muchos empresarios evitar las costosas traducciones de documentos oficiales.

Las BVI son una de las jurisdicciones offshore más populares del mundo. Aproximadamente el 40% de las compañías offshore del mundo eligen operar su negocio en este país.

La formación de una empresa en las Islas Vírgenes Británicas da varias oportunidades para una planificación fiscal efectiva (nuestra firma ofrece una amplia gama de servicios de planificación fiscal para nuestros clientes individuales y comerciales). La simplicidad y la claridad de las normas impositivas de BVI es una ventaja indiscutible de esta jurisdicción. Además, la sociedad offshore está exenta de todos los impuestos y tasas locales, incluidos los impuestos a las ganancias y de socieades, impuestos a las ganancias de capital, derechos de timbre, impuestos sobre la transferencia de activos, impuestos sobre todos los intereses, alquiler, regalías, etc. No hay requisitos con respecto a los controles de divisas tampoco.

Las compañías de BVI pueden abrir cuentas locales y extranjeras, poseer acciones y otros valores, transferir libremente sus activos en cualquier forma, realizar y completar transacciones en cualquier divisa, realizar actividades de inversión y comercio. No hay restricciones para realizar negocios en ningún país del mundo (excepto las BVI en sí).

Además de la obligación de mantener informes contables precisos (es decir, la preparación de la contabilidad), una empresa registrada en las Islas Vírgenes Británicas no está agobiada por aranceles excesivos para presentar estados financieros o informes fiscales para cada año fiscal. No hay obligación de realizar una auditoría financiera tampoco. Sin embargo, en caso de que la empresa mantenga cuentas con bancos europeos, las cuentas de gestión son obligatorias para casi todos los bancos de la UE. Esto implica la preparación de la información financiera y estadística que se presentará en forma de informes periódicos a los gerentes de la compañía para que puedan tomar decisiones comerciales apropiadas relacionadas con las operaciones diarias de la compañía. Las cuentas de gestión se utilizan para fines internos (dicha cuenta puede contener detalles del estado del flujo de efectivo, ingresos por ventas, cuentas por pagar y por cobrar, etc.), mientras que los estados contables financieros se informan públicamente.

La compañía que se creó en las Islas Vírgenes Británicas está sujeta a un trato estrictamente confidencial ya que el acceso a los datos de sus beneficiarios finales, accionistas y directores está restringido a terceros. La información respectiva no está disponible en el Registro de Empresas de BVI (excepto cuando los propietarios lo deseen) y puede divulgarse exclusivamente sobre la base de un fallo adoptado por un tribunal local. Sin embargo, el 11 de mayo de 2017, las Islas Vírgenes Británicas (BVI) publicaron su lista de Jurisdicciones declarables para el Estándar Común de Reporte (CRS) (una norma de información para el intercambio automático de información fiscal y financiera a nivel mundial desarrollada por la Organización para Cooperación y Desarrollo Económico). 40 países / territorios son reconocidos como Jurisdicciones notificables para propósitos de la ley BVI.

La Administración Tributaria Internacional de las Islas Vírgenes Británicas ha indicado que se trata de una lista provisional y se harán revisiones a la lista a medida que se establezcan acuerdos entre los socios del tratado para proporcionar la información requerida en virtud del CRS. La lista de jurisdicciones notificables de BVI debe distinguirse de la lista de jurisdicciones participantes de BVI.

La existencia de un procedimiento simple y claro para la incorporación de una empresa en las BVI es otra ventaja suficiente. El procedimiento para la incorporación de una empresa en las Islas Vírgenes Británicas suele demorar de 24 a 48 horas, y de 1-3 días hábiles debe permitirse la certificación notarial y la apostillación de todos los documentos necesarios. El propietario futuro de la empresa BVI, cuya presencia personal no es obligatoria en el proceso de incorporación, también debe tener en cuenta un período de tiempo adicional requerido para la entrega de documentos por servicio de mensajería.

La moneda oficial de las Islas Vírgenes Británicas es el dólar estadounidense, que simplifica de manera significativa la liquidación de cuentas con socios comerciales. El objetivo principal de la formación de una compañía offshore en BVI es la posibilidad de transferir cualquier cantidad de moneda hacia y desde el país sin ninguna restricción.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *