Estados Unidos propone una nueva regulación para bajar impuestos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva para revisar las regulaciones impositivas, calificadas de “injustas”, que proponen así reformas a la ley financiera promulgada en 2010 por el Gobierno de Barack Obama. Unas medidas orientadas a impulsar la desregulación fiscal y financiera.

De esta forma, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, da el pistoletazo de salida “a iniciar el proceso de simplificación fiscal”. Desde el Gobierno se explica que los ciudadanos ya ni siquiera pueden hacer sus declaraciones de impuestos porque “no saben lo que están haciendo, son demasiado complicadas”.

El objetivo de esta reforma es lograr un “alivio” de la carga fiscal de la clase media y bajar los impuestos 

a las empresas estadounidenses, una medida para la protección de los capitales locales. Desde Estados Unidos se pretende evitar así que las empresas saquen su dinero del país.

En palabras de Mnuchin, se trata de lograr que el sistema impositivo haga a las empresas estadounidenses “más competitivas” y que no las incentive a establecer sus operaciones en países con menores cargas fiscales, e incluso, a paraísos fiscales.

Los expertos de Offshore Advisory, han detectado la posibilidad de que ante estas medidas proteccionistas, Estados Unidos bloquee la entrada y salida de fondos de extranjeros. Nuestra previsión es que estos bloqueos pueden ser de dos a tres años.

Lejos de ser el paraíso fiscal por excelencia para numerosas multinacionales y medianas empresas, Estados Unidos pone rumbo a una política fiscal más proteccionista, de amparo y refugio a los capitales locales, y poniendo en una situación de incertidumbre a los fondos extranjeros.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *